TRASFORMANDO EL CARÁCTER.

 
TRASFORMANDO EL CARÁCTER. | Música | Momentos agradables | Perfil de contacto | Enlace
 
TRASFORMANDO EL CARÁCTER.
 
 
Lo que necesitas leer.
Todo lo que te propones lo puedes lograr,solo necesitas tener confianza y no perder de vista que los triunfos se logran con dedicación.
Los buenos hábitos serán la clave del éxito en todas las áreas de tu vida.
Hoy los puedes aplicar como estudiante pero el día de mañana también te servirán como trabajador, profesionista, empresario o padre de familia. Si deseas tener éxito, lo podrás lograr llenándote de buenos hábitos que te encaminen hacia ese objetivo.
Organiza tu tiempo:
Organízate elaborando un plan de actividades diarias. Estudiar un día mucho y los dos siguientes no hacer nada no es una buena estrategia. Sería equiparable al deportista que un día se entrena fuerte y los siguientes absolutamente nada; no sería la forma más eficaz de preparar una competición.
Por otra parte, la mejor manera de ir asimilando las asignaturas es trabajarlas con continuidad. De nada sirve un gran esfuerzo final para intentar aprobar un examen cuando no se ha hecho nada durante el curso. Con suerte se podría llegar a aprobar, aunque hay muchas probabilidades de que no sea así.
Además, el nivel de asimilación de la materia sería muy bajo y en pocos días se habría olvidado.
Presta Atención en Clase:
Presta atención al maestro durante la clase y toma nota de lo más importante (ojo, no se trata de intentar copiar todo lo que diga). De esta forma, tendrás tus apuntes claros, y de tu puño y letra.
Faltar a clase es una mala medida, pues aunque creas que no te hace falta ir a esa clase en particular, tu ritmo de estudio se verá afectado, además de tener dificultades para continuar el hilo en las siguientes clases.
Tomar apuntes prestados, solo debe hacerse en casos extremos. Cada persona toma apuntes de diferentes maneras, y con distinto tipo de letra. Te será mucho más complicado estudiar una asignatura basándose en los apuntes de un compañero. Lo mejor, son los apuntes de tu propio puño y letra.
 
Imagen
Para el éxito profesional.
Actitud Positiva:
Ten siempre una actitud positiva ante la vida, incluso ante los problemas (con eso vencerás los malos hábitos del miedo, el desaliento y la derrota).
No olvides Orar antes de comenzar el estudio, para que Dios te ayude a concentrarte y no distraerte, a tener fuerzas de voluntad para mantener el estudio las horas necesarias, y por supuesto, para que te ayude a memorizar todo correctamente.
La planificación diaria hay que cumplirla con rigurosidad:
si uno ha establecido comenzar a estudiar a las 4,30 de la tarde debe ponerse con los libros justo a esa hora y no media hora más tarde. Mientras antes se empiece antes se termina.
Anticipar el estudio. Por ejemplo, si el lunes el profesor envía deberes para el jueves es conveniente tratar de hacerlos el mismo lunes, cuando la materia aún está fresca. Además, permite contar con cierto margen por si hubiera que resolver alguna duda. Evita los agobios de última hora, que es precisamente cuando menos se rinde ya que los nervios bloquean la mente.
Aprovechar los ratos muertos: Por ejemplo, en el autobús, en la parada del metro, etc. Estos momentos se pueden aprovechar repasando la lección, avanzando con los deberes, etc.
Fijarse objetivos diarios: No se trata de estar todos los días un número determinado de horas delante de los libros, sino de que esas horas cundan. Para ello es importante fijarse unas metas. Por ejemplo, voy a hacer los deberes de inglés, voy a repasar la lección 3ª de historia y voy a estudiar una lección de lengua.
Finalizado el tiempo de estudio valorar el rendimiento obtenido: Todos los días, una vez se ha terminado de trabajar, hacer una rápida valoración de si el tiempo ha cundido y en caso negativo tratar de determinar las causas.
Reservar para después del estudio alguna actividad agradable: Por ejemplo, una vez finalizado el estudio prepararse una buena merienda.

 
 
Escríbeme
tu opinión es importante escribeme